La cruda realidad

Llevo toda la semana acordándome de mi amiga Aventurer@ Sentimental. Resulta que he descubierto {muy a mi pesar} que la prueba irrefutable de que estamos enamorados es, no sólo escuchar tres canciones seguidas de Pablo Alborán, sino además, cantarlas a grito pelao‘ desde el minuto 1!!

Y yo me pregunto: “quenecesidá?!”. En mi defensa diré que sólo ha pasado una vez, mientras trabajaba {estar sola en la oficina a veces hace desvariar…}, que fue inconscientemente y sin reconocerme tras descubrirme. Pero, aún y así… “quenecesidá???”

Qué ha pasado con mis batallas contra las canciones ñoñas a guitarra? Yo, que siempre he sido más de “How dare you say that my behavior is unacceptable”

Estoy mutando? Estoy mutando!

Yo, que iba al gym cuatro veces {mínimo} por semana, en vez de dos. Que cuando me compraba algún vestido, la única duda que podía tener era: “gustará?”, en vez de: LE gustará?”. Que era de Kenzo, en vez de Carolina Herrera. Que los domingos madrugaba para ir a la playa con mi perro, en vez de quedarme en la cama viendo programas tipo “mira como he decorado mi casa mega-grande y super-estupenda“… pequeñeces si lo comparamos con mis duetos junto a Pablo Lloricarán.

No entra en mis planes llegar al nivel de novialapa {24h/día, 7días/semana} pero, por favor, que alguien me tire un cubo de agua helada si digo que no a una Ladies Night!

Aaaaaaarg que mal nos sienta el amor a algunas… y lo bien que nos sienta!!! :D

Anuncios

Esa extraña sensación

Ha pasado tanto tiempo desde la última vez que ya ni me acordaba de cómo se sentía. Tanto que, ahora, me suena a cosa de niños. “Es mi novio“. Se me hace muy raro decirlo y cuando lo pienso siento hormigueos y escalofríos, como si no fuera conmigo.

Esa sensación de reboso. De no saber qué, pero saber que rebosas.

Tengo tantas ganas de tanto… De hacer de todo y no hacer nada. De ir hasta el último rincón del mundo y de quedarnos acurrucados en la esquina del sofá. De hablar de todo y de no decirnos nada. De pasar la noche en vela, susurrando, y de dormir abrazada. De aprender y desaprender. De vivir experiencias nuevas y de dejar el pasado atrás (que para eso es pasado). De planear y de improvisar. De reír, correr, saltar, cantar, brincar… y de tumbarnos a la bartola. Tengo ganas de verano y de Navidad. De idas y venidas. De llamadas y de whatsapps. De dar mimos y de que me cuiden (sé que suena repipi… pero es lo que hay!). De innovar y de seguir nuestras costumbres. De conocer y olvidar.

Tengo ganas de todo y de tanto… pero sólo con uno.

“Princesa, se te va…”

He decidido que voy a dejar de mirar webs de bodas. Mi imaginación es peligrosamente desbordante y a la mínima se me dispara. Esto no puede ser sano para mi salud… MENTAL!

Mr. Far Ras, si estás leyendo esto, que no cunda el pánico! Cuando adquiriste el pack, esto venía de serie.

Evitaré todo blog, página, imagen o comentario donde aparezca cualquier elemento significativo de “celebración”.

el-sofc3a1-amarillo-corona-de-flores-boda-3

Cómo no iba a estar radiante con algo así?

Prometo cerrar los ojos cuando vea ramos, vestidos de tul, grandes mesas decoradas, recogidos, zapatos o anillos. Juro hacer como que no me entero de qué va el tema. Velos, corsés, coronas de flores, guirnaldas… Va a ser difícil.

No hay una de mis amigas que no me haya oído comentar “Oooh! Quiero casarme aquí!” – en Menorca, Croacia, Cadaqués… Las mismas que, cada vez que se me ocurría decir “He conocido a alguien“, automáticamente terminaban la frase con un “Tan, tan, tatan! tan, tan, tatan!“. A supermummy, al principio le parecía gracioso que le describiera cómo sería mi vestido. Ahora, creo que le parece algo preocupante. Lo sé, esa cara que pone es cara de “princesa, se te va…

Empecé con un simple: “Cuando me case lo haré al aire libre” y PAM! se abrió la caja de Pandora, dejando salir a: “Será una celebración sencilla“, “con pequeñas luces decorando el espacio“, “pocos asistentes, nada de invitar por compromiso!“, “Mira qué vestido! Uno así, con encajes y la espalda abierta…” y a cada artículo que ojeo, la fantasía va a más. Es lo que tiene vivir en Lalaland

A nadie más se le dispara la imaginación? En serio?

A nadie más se le dispara la imaginación? En serio?

Qué le voy a hacer, soy una romántica empedernida, por mucho que me pese. Supongo que todas fantaseamos con una boda, no? – Por favor, que alguien me diga que sí!

Será que mi reloj biológico corre como el conejo blanco de Alicia – “Llegas tarde! Llegas tarde!“- y se ha aliado con mi imaginación.

Por ahora, tengo sobre-stock de ideas en la cabeza y creo que es el momento de ir despejando la mente, o acabaré como la loca de los gatos –sola, con 5 mininos, y ataviada siempre con el vestido de novia sin estrenar.

Si esto funciona, el siguiente paso será hacer lo mismo con todo lo relacionado a “Bebes”… Ras, sigues leyendo?

tumblr_lrpwndesb41qa6r8do1_500

modern-handcrafted-wedding-46