Frases “tontas” de la semana. Top #5

Soy responsable de todo lo que elijo y por lo tanto absolutamente responsable de todo lo que hago y de todo lo que digo, aunque también lo soy de todo lo que voluntariamente dejo de hacer y de las consecuencias de no haberlo hecho. Y sin embargo no soy responsable de lo que siento (sí de lo que haga con lo que siento, pero no de lo que siento). Porque esto que siento no lo elijo yo, porque no hay nada que yo pueda hacer para sentir algo diferente de lo que siento“. – Jorge Bucay.

Conservar algo que me ayude a recordarte sería admitir que te puedo olvidar“. – William Shakespeare.

El mundo se desmorona y nosotros nos enamoramos“. – Casablanca.

“The best things in life are free. The second best are very expensive“. – Coco Chanel.

Does everyone realize that worrying is literally just freaking out about a problem that doesn’t exist?“. – Danielle Owens-Reid.

Nuevas aptitudes, nuevas actitudes

Últimamente estoy planteándome dar un giro a mi carrera. Pero aun tengo algunas dudas…

En los últimos meses he ido adquiriendo ciertos conocimientos, así como bastante experiencia, sobre: muros de carga, instalaciones eléctricas, ignifugación, insonorización, inspecciones… si además, a todo esto añadimos mis –grandiosas – dotes de mando, resulta que doy el perfil perfecto para construir mi propia catedral! TA CHAAAAN!

Si Ken Follet hubiese sabido todo lo que yo sé ahora, Los pilares de la tierra no tendría 2.000 páginas! –cosa que muchos agradeceríamos.

Pruebas de sonido –o como yo lo llamo: chumba-chumba a todo volumen-, correr contrarreloj, ir tras los obreros para conseguir que terminen lo que empezaron – o simplemente que lo empiecen!-, llamar a instaladores para encargarles algo que, dos días antes, se les había dicho que no hicieran, entender al ingeniero, hacer que ingeniero y paleta se entiendan, llegar a la misma conclusión que el ingeniero y el paleta, conseguir licencias, certificados… y todo esto, pendiente de que ninguna de las perlas que se tiene contratadas intente colocar un ladrillo de más, que luego siempre se acaba reventando el presupuesto inicial.

Momento "vena hinchada"

Momento “vena hinchada”

A veces me siento como una organizadora de eventos “Aún no ha llegado lo que pedimos? Cómo que no ha llegado? Y los de los extintores están listos? a qué hora vienen? A ver, eso ahí no, que no ves que tapa la entrada???” TODO UN MUNDO!

Mi máster en RRHH no tiene nada que hacer ante situaciones como la vivida recientemente:

Paleta: Mmmmm… Tenemos un problema…

Yo: Qué raro… 

Paleta: Me he quedado sin material

Yo: {vena hinchada}

Paleta: Necesitamos comprar más – eufemismo de “necesitamos más dinero”- o no podremos acabar el trabajo.

Yo: Y el presupuesto para qué era? Para tener algo de lectura por si me aburría???? Te recuerdo los trabajos que se te pagaron y que aun no has empezado? 

Paleta: creo que tengo algo con lo que podemos seguir tirando…

Cuando esta obra termine –esperemosantes que la Sagrada Familia– comenzaré por arreglarme un palacete en las afueras de Lalaland.

Caprichos del destino #1

Ay! el destino… caprichoso niño mal criado!! Lo mismo hace que conozcas a alguien en medio de la nada –literalmente– del mar Jónico, que te lo cruza un año más tarde en medio de las calles de tu concurrida ciudad.

No voy a negar que me hiciera ilusión. Reconozco que me alegró. Ponernos al día después de tanto tiempo y ver cómo hemos pasado estos meses. Pero era necesario? Quiero decir, con el cruce de nuestras barcas –así fue el primer encuentro con “el marinero”- ya fue suficiente empujoncito. “Algo” que no dio pie a más en su momento, “algo” que no fue nada… es necesario una second chance? Mmmmmm… NO! Cada cosa a su tiempo y un tiempo para cada cosa.

Es que se han puesto todos de acuerdo? La aparición de Mr. Baguette no fue cosa del destino –eso fue una idea retorcida– ésta si, lleva el nombre “destino” escrito en mayúsculas. Por el momento lo tomaré como un intento de “prueba de límite”, y me doy un aprobado!

Ay, destino, caprichoso niño mal criado… Entre él y su primo-hermano Karma acabarán conmigo.

Quién dice eso de “el pasado siempre vuelve“? Si va a ser así, compraré un dispensador de números, de esos de “coja su turno” y que espere, porque ahora no puedo atender a menudeces, ahora mi atención se dirige a un único punto.

362554448_9a59e8e0af_m